Hombres y Mujeres en la Iglesia (#4)

Hoy en este post me voy a dedicar a explicar el primer pasaje bíblico de donde se tienen muchas dudas. Espero que para ustedes sea de esperanza y aliento como lo ha sido en mi vida. No duden escribirme sus dudas!! Son las notas de un mensaje que compartí hace unas semanas. Espero poder tenerles el link de descarga para que lo escuchen.

Efesios 5:22-32

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;” 5:22

1.
Cuando la esposa se sujeta al esposo no se queda sin voluntad, al contrario, necesita contar con voluntad propia para decidir sujetarse. Similar a esto ocurre cuando el marido toma la iniciativa de sacrificarse (entregarse a sí mismo) por ella. Ninguno pierde su voluntad cuando decide vivir en unión con el otro. La palabra “someterse” en griego es hypotass indica gramaticalmente algo que se hace a uno mismo. Es decir, no es responsabilidad del esposo hacer que la esposa se sujete a él, sino es algo que ella hace a sí misma. La esposa decide voluntariamente someterse al esposo.

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,” 5:25

2.
De igual manera el sacrifico del esposo por la esposa es voluntario. Entregarse a sí mismo indica que es un acto voluntario de él mismo. La biblia indica este sacrificio del marido como de Cristo por la iglesia, sin embargo nuestra tradición siempre ha visto a la esposa como la que debe sacrificarse por el esposo, dejar todo, (recordemos que la Biblia dice dejara el hombre…). La comunidad siempre ha usado este pasaje para decir que el esposo debe entregar su vida en caso de estar en peligro la vida de la esposa solo en un momento de crisis, al igual que hemos enseñado que la sujeción es en tiempos de conflicto o toma de decisiones, que ella debe sacrificar su voz cuando no llegan a un acuerdo en un conflicto. El problema con esta sujeción ocasional es que no cumple con el estándar bíblico “en todo” no sólo en decisiones o conflictos. La sumisión es una postura dentro de una relación, que significa impulsar desde abajo en todo. De igual manera, el sacrificio del esposo también es una postura dentro de una relación de tiempo completo. Cuando la esposa desde debajo del esposo, lo impulsa, mientras tanto, ejerciendo el sacrificio de entregarse por ella, el hombre está sacrificando su ventaja de estar arriba, y como consecuencia la exalta a su mismo nivel. Es decir, los dos dejan de convivir en un pleito por poder y por el contrario el sacrificio constante de ambas partes resulta en el morir a sí mismos. Amor y confianza es necesaria para que se dé esta dinámica.

“porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.” 5:23

3.
Dice que ya ES la cabeza, no necesita pelear por ese lugar. Ser la cabeza no se busca ni se gana, ni se ejercita, ni la esposa debe darle ese lugar, pues YA LO TIENE: es una realidad espiritual, un regalo de Dios. Nada de lo que la esposa haga le quitará ese lugar, ni en el reino de Dios, ni en su hogar. La Biblia no dice que es la cabeza del hogar, dice que es la cabeza de la esposa. Ser la cabeza es una metáfora que describe algo real, pero no deja de ser metáfora. En relación con la iglesia, Cristo no cumple su ministerio sin nosotros, predicar, enseñar, lavar los pies de los demás, dar agua al sediento, orar por los demás, mostrar misericordia, y así somos coherederos de la gracia con Él. Es la responsabilidad del esposo exaltar a la esposa como Dios exalta a Cristo y Cristo exalta a la iglesia, es su deber, asegurarse que su esposa sea honrada no menos que él es honrado. No significa autoridad ni fuente ni cubierta. (Más adelante explico por qué no podemos reducir este versículo a esta explicación)

“Pero quiero que sepáis (quiero que “veas” no que “entiendas”, en el original griego) que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.”1 Corintios 11:3
Pablo nos estaba previniendo de competir por una autoridad; más bien nos quería hacer entender que cada relación aquí representada es un misterio, y en cada caso, la cabeza y el cuerpo están conectados de manera vital como uno.

“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.” 5:31

4.
No dice que sea una sola carne con los demás miembros del hogar, sino con la esposa, por eso sólo es cabeza de la mujer. La Biblia por eso es tan clara cuando dice que honren a los dos: “padre y madre”. Efesios 6:1 El padre no es cabeza, es el esposo el que es la cabeza. Sin embargo, es la madre, como esposa, la que es llamada a sujetarse al esposo.

“Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.” 5:32

5.
Si sólo definimos la unión de esposo y esposa , Cristo e iglesia como líder y ayuda, hacemos a un lado el hecho de que es un “misterio”. No es ni inspiradora la definición que le hemos dado. Si ese hubiera sido el significado al que lo hemos reducido, el divorcio no sería tan fuerte, pues separase un líder de su “ayudador” no es tan escandaloso como quitar una cabeza de un cuerpo. En el segundo caso, la vida se pierde, una carne es deshecha.


TRES veces se ordena al esposo a amar a su esposa. 5:25, 28, 33

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.”
‭‭Efesios‬ ‭5:25, 28, 33‬ ‭‬‬

Alguien me hacía la pregunta de por qué en Efesios a la mujer se le pide respetar y al hombre amar. El significada de cada una de las palabras sigue en concordancia con la comparación de Cristo a la iglesia. Cristo amó (se entregó) a la iglesia y la iglesia lo respeta (se somete). El significado de “amor” es “entrega” y el significado de “respeto” es “sumisión”.

El versículo con el que abre este diálogo es el siguiente “Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo.” Efesios‬ ‭5:21‬ ‭‬‬Como cuerpo de Cristo, se establece este mandamiento antes de que lo que continúa se vuelva un pleito por el poder. Como hemos visto antes, buscar ver quién es el “mayor en el reino de los cielos” Cristo mismo lo contestó diciendo que el que sirve a los demás lo será.

Hombres y Mujeres en la Iglesia (Reseña Parte #3)

“La iglesia esta perdiendo el punto cuando la comunidad de creyentes condiciona a la mujer cristiana a asumir que es inferior, y si es necesario, probarse ellas mismas inferiores al hombre.”

Sarah Sumner “Men and Women in the Church: Building Consensus”

Inevitablemente nos topamos con la pregunta de muchas creyentes, que por el trato, o tradición de la iglesia, se ven limitadas en su crecimiento espiritual dentro de la organización. “La mujer es inferior al hombre?”. Si bien, tanto conservadores como liberales, desaprueban desde hace unos años, que ante Dios, la mujer tenga menor valor que el hombre, el trato para ellas no ha cambiado, como ha cambiado su visión al respecto.

El debate de muchos empieza con 1 Corintios 11:7 “El hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es imagen y gloria de Dios, mientras que la mujer es gloria del hombre”, pero quiero invitarlos a ver que es lo que NO dice este versículo. Este versículo no dice que la mujer no sea imagen de Dios. En ningún lugar de la Biblia se dice que la imagen de Dios se da a la mujer a través del hombre. De hecho Génesis 1:27, nos dice que : “Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó”. Tampoco dice que la mujer adquiere la imagen de Dios casándose. Así que, ninguna mujer debería sentirse menos imagen de Dios si no se ha casado. Este versículo tampoco dice que la mujer es menos inteligente que el hombre.

Recordemos la total humanidad de Jesús (sin perder la paradoja de que es totalmente Dios al mismo tiempo) que era totalmente necesaria para cumplir con su sacrificio en la cruz. A Su vez, Jesús fue “nacido de una mujer” (Gal 4:4). Si Jesús fue totalmente humano entonces María fue totalmente humana. Y si María, una mujer virgen fue totalmente humana, entones cualquier mujer soltera cristiana es totalmente humana y no necesita de un hombre para completar su humanidad. El hombre tiene la masculinidad en común con Cristo, sin embargo no comparte su divinidad. El hombre tiene la imagen de Dios, pero no deja de ser solamente un humano. Este punto es importante porque en pleno siglo XXI muchas mujeres se ven discriminadas a servir dentro de una iglesia si no están casadas. No hay tantas oportunidades como las hay para un hombre. De igual manera las mujeres casadas también son silenciadas, porque pensamos equivocadamente que su esposo es el que tiene más derecho en su matrimonio de opinar y servir en algún ministerio de liderazgo. El simple hecho de ser mujer nos etiqueta a ser subordinadas en una iglesia sin tomarse en cuenta nuestra experiencia, talentos, dones o llamado por parte de Dios. Pero eso es un total y absoluto prejuicio que incluso yo me he puesto en la vida. Muchas veces decidí hacerme a un lado porque “no soy hombre y no puedo ser líder”, porque “mi esposo debe ganar más que yo, pues él es el proveedor del hogar”. Frases sin fundamento bíblico, totalmente sacadas de contexto, donde no se estudia su hermenéutica. Más adelante estudiaremos pasajes mal estudiados como Efesios 5, 1 Timoteo, etc. Cabe aclarar que mi esposo nunca me ha siquiera insinuado a pensar así, pero yo prejuiciosamente y con temor al “qué dirán” o el “cuidar su masculinidad” me he impuesto. ERROR! Debí haber estudiado desde el principio este tema con libertad y humildad, buscando de corazón qué tiene Dios para mí.

Por otro lado, cuando Jesús fue cuestionado respecto a quién sería el mayor en el reino de los cielos (Mt. 18:1), Él respondió llamando a un niño y poniéndolo en medio de ellos y les dijo: “Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Por tanto, el que se humilla como este niño será el más grande en el reino de los cielos.” Mt.‬ ‭18:3-4‬‬‬ Así que la respuesta de quién es inferior o quién es más importante, ya la tenemos contestada. Quitemos el absurdo de una vez por todas.

Otra de las causas que más me ha movido a estudiar este tema es la falta de una postura clara por parte de los creyentes respecto al tema de los feminicidios. Me enoja mucho ver cómo nos gusta juzgar los movimientos feministas seculares, sin siquiera mostrar empatía con lo que las mujeres en el mundo sufren diariamente por el simple hecho de ser mujeres. Estamos muy mal informados respecto a los movimientos sin embargo, nos sentimos superiores y nos permitimos criticar sus luchas. Nos hemos llenado de prejuicios respecto a las mujeres y ni siquiera de mujer a mujer sentimos empatía una por la otra. Frases como: “es que las mujeres somos muy emocionales” inmediatamente nos cataloga en un rubro de locura del que escogemos mejor no tomarnos tan en serio en la vida. Somos duras con nosotras mismas; tenemos miedo de nuestra emocionalidad y la condenamos. Si bien, no estoy invitando a guiarse por las emociones, la invitación es a escucharlas y tener carácter para dominarlas sin que estas nos hagan sentir culpables o menos inteligentes. Las emociones están ahí por algo y, puestas en las manos de Cristo, Él puede usarlas para Su gloria. Cuántas no nos hemos limitado para no “brillar” más que algún hombre, o no ser “demasiado mandona”, o “crean que estoy exagerando”. En contraste también podemos recluirnos en la flojera de tener dominio sobre las emociones, un trabajo que sólo podremos lograr en nuestra comunión con Cristo y donde el dominio propio es totalmente importante ejercitar. Sin embargo, nuestra emocionalidad, de ninguna manera nos hace inferiores al hombre y eso es algo en lo que la iglesia ha perdido la brújula. Nota: los hombres también pueden ser emocionales al mismo nivel que las mujeres. Hemos aprendido equivocadamente que los hombres no lo son tanto, pero más bien lo expresan de otras maneras más naturales para el hombre que para la mujer (ira, competitividad, etc.). Así que, ese argumento es totalmente absurdo también para desacreditarnos de alguna posición de liderazgo.

Como conclusión debemos entender que este tipo de prejuicios en la iglesia son pecado. El prejuicio por años nos ha limitado como cristianos a estudiar temas y hablar de ellos. El prejuicio es un síntoma de algo que ocurre en el fondo. Como lo he dicho antes, es orgullo. El prejuicio nace de la ignorancia y del miedo. El prejuicio se manifiesta en sentido de superioridad de uno mismo u odio a uno mismo. El prejuicio es narcisismo. El narcisismo desacredita al humano que nos rodea porque no son, ni piensan como uno mismo. El problema del prejuicio es que no somos conscientes de él en nuestra vida. El prejuicio es un pecado de omisión donde fracasamos en amar a otros. Mostrar amor solo a los que creemos que piensan como nosotros, muestra parcialidad y eso es pecado. “Porque con Dios no hay favoritismos.” Romanos‬ ‭2:11‬ ‭

El prejuicio absurdo de que nuestra emocionalidad como mujeres nos desacredita de ser igual de importantes que el hombre, es pecado y ha hecho más daño del que entendemos y podamos aceptar. Así que, nos encontramos con que al final, teológicamente ahora entendemos que la mujer fue creada a imagen de Dios, pero seguimos tratándola en un lugar menos honroso que al hombre. Llenos de prejuicios, limitamos, juzgamos y desprestigiamos el posible llamado al liderazgo de algunas de nuestras mujeres en la congregación. Respecto a la autoridad sobre el hombre, hablaremos después. Hay muchos mitos todavía por estudiar.

Hombres y Mujeres en la Iglesia (Reseña #2)

“Todas las generaciones producen mujeres talentosas que ministran con efectividad a mujeres y a hombres. Este libro lidia con el problema en cómo nos envolvemos con estas mujeres. ¿Cómo debemos responder a la evidencia de sus fruto y pasión que expresan por Jesucristo?”

Sara Sumner

Si bien en las iglesias más conservadoras la mujer tiene acceso a algún un ministerio dentro de la organización (ser madre, esposa, ayudante, maestra de niños, cantante de alabanza, etc.) el punto de debate parece siempre ser con el uso de sus dones dentro de una congregación y de tener autoridad espiritual en algún ministerio. Ambas visiones buscan respaldar bíblicamente el hecho de que la mujer tenga o no permitido ejercer autoridad sobre el hombre.

Podemos ver cómo hasta en los ministerios más conservadores de la iglesia (hablando del cuerpo de Cristo), se hacen “excepciones” y se invita, paga y promueven a algunas mujeres a dar conferencias a la congregación (incluyendo hombres). Ejemplos como: Elisabeth Elliot, Anne Graham Lotz, y misma Sarah Sumner destacan ministrando como conferencistas y maestras a hombres y mujeres por igual. La justificación de muchos es que son casos “excepcionales” y se llegan a comparar con las diferentes figuras femeninas que Dios dejó plasmadas en Su Palabra.

Como mencioné en la introducción a esta serie, como niña, adolescente y adulto me es importante identificarme con testimonios de cristianos que alienten mi vida y me den esperanza para crecer en el ministerio tan lejos como Dios me abra puerta. Figuras como la juez Débora, la reina Esther, Ana y su fe, Priscila la diaconisa y maestra de Apolos, profetizas, entre otros puestos de liderazgo de las que se habla en la Biblia como un normal. Así como hubo reinas y otras mujeres en ministerios donde ellas hicieron mucho daño y tropezaron al pueblo de Israel, también hubieron hombres que grotescamente cayeron en los mismos errores. En el texto bíblico del antiguo testamento, sin embargo, nunca se menciona una predisposición ni mandato en contra de que las mujeres ministren como autoridad sobre el pueblo de Israel. Más adelante iremos hablando de las cartas de Pablo también. Como adelanto, quiero platicarles que investigué que Gamaliel, el maestro que Pablo tenía mientras era parte del Sanedrín judío, era pro mujeres; promovía sus derechos y su integridad como creadas a imagen de Dios y por lo tanto iguales en valor al hombre. Es decir, esta característica en Gamaliel fue aprendida directamente por Pablo y se puede estudiar en sus cartas esta mentalidad que inculcaba a los gentiles que ministraba como diácono.

El punto real del conflicto es que estamos conflictuados entre nosotros mismos como iglesia respecto a este tema, pues en la Palabra vemos que a ningún personaje de la Trinidad les asustó el tema. El conflicto y susto parece más bien ser un tema entre pastores y sus congregantes conservadores. Algunos optando por prohibirlo por completo, otros por hacer excepciones y otros por empezar a promoverlo. Muchos complementarios en su discurso argumentan que hay algunos puntos en los que concuerdan con los egalitarios. ¿Cuál es el estándar para saber cuándo o no concordar, cuándo o no hacer excepciones? Concuerdo en dos puntos con la doctora Sarah Sumner. El primero, que debemos honrar la traición de la iglesia y segundo, que la tradición debe mantenerse en constante reforma. La Biblia es clara en mostrar a mujeres liderando y enseñando desde el Pentecostés, pero la tradición de la iglesia no afirma estas verdades. Cuestionar la tradición NO es lo mismo que cuestionar a Dios. Un estudio y vida de oración profunda nos debe llevar a una constante revisión de nuestras tradiciones. Debemos depurar todo aquello que estorbe el trabajo de Dios y contradiga Su Palabra, aun cuando incluya romper estructuras. Nos vamos a enfrentar muchas veces con que estos cambios son difíciles aún buscando mejoría y la verdad bíblica. De hecho, no hay generación en la iglesia donde una reforma no haya sido difícil. Para Pablo mismo requirió un enorme esfuerzo explicar la inclusion de los Gentiles a la iglesia de Cristo. En la Biblia, el libro de Hechos nos recordará por siempre que Pablo fue una persona controversial; en la historia, John Calvin logró una reforma de la iglesia siendo un personaje totalmente controversial para su época; en el mundo, el rey Ciro nos recuerda que Dios también usa hasta a los incrédulos para cumplir Su obra en Su pueblo.

En su libro The Neccesity of Reforming John Calvin señaló: “La pregunta no es si la Iglesia trabaja bajo enfermedades tanto numerosas como graves (esto es admitido incluso por todos los jueces moderadores), sino si las enfermedades son algún tipo de cura que no admite un retraso más, a la que entonces no es útil ni se está volviendo algo que espera remedios lentos”. Después de dos mil años de tener la misma visión respecto a la mujer en la iglesia, ¿no necesitamos que tal vez esta visión “enferma” vaya encontrando una “cura” sin más retrasos?

Empecemos por preguntarnos en qué maneras hemos visto en nosotros mismos y en nuestras congregaciones una visión “enferma” respecto a la mujer. Espero sus comentarios!

LIBRE

Un regalo ser libre incluso de mí misma. Últimamente Dios me ha llevado a meditar en esta libertad que solamente Él puede regalar. Creo que no he sabido aprovecharla ni honrarla.

“Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.”

1 Corintios 7:23

Si anhelas esta libertad, escríbeme para que te la comparta. Si ya recibiste a CRISTO, te lo recuerdo: ERES LIBRE. No te hagas esclavo de tus emociones, de tus circunstancias, de ninguna persona, de NADA. No límites el poder de Dios, VUELA.

Les dejo este cover de “No Longer Slaves” en Español que subí a mi canal de YouTube. La letra es una bendición. Cantarla es meditar en Su poder sobre el mío y regresar mi mirada a la meta de Su llamado.

NO LONGER SLAVES <—— haz click aquí

Lyrics:

Me envuelves hoy

Con una canción

Melodía de tu amor

Me das libertad

En la adversidad

Ya no hay más temor

Ya no soy esclavo del temor

Yo soy hijo de Dios

Ya no soy esclavo del temor

Yo soy hijo de Dios

Antes de nacer

Escogido fui

Por ese gran amor

Volví a nacer

Pertenezco a ti

Tu sangre fluye en mí

Ya no soy esclavo del temor

Yo soy hijo de Dios

Ya no soy esclavo del temor

Yo soy hijo de Dios

Oh oh

Abriste el mar para que yo pasara

Tu amor perfecto me libró

Me rescataste

Y hoy cantaré

Yo soy hijo de Dios

Abriste el mar para que yo pasara

Tu amor perfecto me libró

Me rescataste

Y hoy cantaré

Yo soy hijo de Dios

“Saluda a quien no conoces…”

I was invited to sing to a not-that-young couple’s wedding last month. Me sentí muy honrada con la invitación y accedí. They paid the band and me (my first paid performance by the way). I returned this payment for it was my wedding gift for them. 

On Sunday at church,  they handed me a formal envelope with this beautiful letter inside.  


Acto seguido agradecí a Dios por la vida del amigo que me enseñó esta valiosa herramienta: “saluda a quien no conoces”. Fue un detalle muy especial justo ese día que se celebraba el día del padre, pues mi papá celebró en el cielo a su padre celestial cara a cara y este amigo hacia unos años atrás, había predicado con su ejemplo esta valiosa  enseñanza con mi papá en el momento más difícil de nuestras vidas. Cada lunes a las 6 -7 de la tarde, él decidía hacer una escala en la casa donde cuidé a mi papá por los 3 meses más largos de mi vida, sólo para saludar y platicar un rato con nosotros. Nunca faltó y siempre me traía una rica tarta de higo. Sus visitas fueron clave para no perder la fe. 

Él no nos conocía en ese entonces, no cambió nuestras circunstancias, no sanó a mi papá, ni nos dio algo material, pero si me salvó de muchos lunes grises. He was the friend that he didn’t have to be. 

  

Ahora participo en las reuniones donde predica la Biblia, él me casó, es mi maestro y mi amigo. Decidí imitar su ejemplo y espero que como esta historia con José &  Irma, su enseñanza traiga más fruto a través de mi vida y la de ustedes. 

#PonDeModaLoCorrecto 

#PonDeModaSaludar