Hombres y Mujeres en la Iglesia (#4)

Hoy en este post me voy a dedicar a explicar el primer pasaje bíblico de donde se tienen muchas dudas. Espero que para ustedes sea de esperanza y aliento como lo ha sido en mi vida. No duden escribirme sus dudas!! Son las notas de un mensaje que compartí hace unas semanas. Espero poder tenerles el link de descarga para que lo escuchen.

Efesios 5:22-32

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;” 5:22

1.
Cuando la esposa se sujeta al esposo no se queda sin voluntad, al contrario, necesita contar con voluntad propia para decidir sujetarse. Similar a esto ocurre cuando el marido toma la iniciativa de sacrificarse (entregarse a sí mismo) por ella. Ninguno pierde su voluntad cuando decide vivir en unión con el otro. La palabra “someterse” en griego es hypotass indica gramaticalmente algo que se hace a uno mismo. Es decir, no es responsabilidad del esposo hacer que la esposa se sujete a él, sino es algo que ella hace a sí misma. La esposa decide voluntariamente someterse al esposo.

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,” 5:25

2.
De igual manera el sacrifico del esposo por la esposa es voluntario. Entregarse a sí mismo indica que es un acto voluntario de él mismo. La biblia indica este sacrificio del marido como de Cristo por la iglesia, sin embargo nuestra tradición siempre ha visto a la esposa como la que debe sacrificarse por el esposo, dejar todo, (recordemos que la Biblia dice dejara el hombre…). La comunidad siempre ha usado este pasaje para decir que el esposo debe entregar su vida en caso de estar en peligro la vida de la esposa solo en un momento de crisis, al igual que hemos enseñado que la sujeción es en tiempos de conflicto o toma de decisiones, que ella debe sacrificar su voz cuando no llegan a un acuerdo en un conflicto. El problema con esta sujeción ocasional es que no cumple con el estándar bíblico “en todo” no sólo en decisiones o conflictos. La sumisión es una postura dentro de una relación, que significa impulsar desde abajo en todo. De igual manera, el sacrificio del esposo también es una postura dentro de una relación de tiempo completo. Cuando la esposa desde debajo del esposo, lo impulsa, mientras tanto, ejerciendo el sacrificio de entregarse por ella, el hombre está sacrificando su ventaja de estar arriba, y como consecuencia la exalta a su mismo nivel. Es decir, los dos dejan de convivir en un pleito por poder y por el contrario el sacrificio constante de ambas partes resulta en el morir a sí mismos. Amor y confianza es necesaria para que se dé esta dinámica.

“porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.” 5:23

3.
Dice que ya ES la cabeza, no necesita pelear por ese lugar. Ser la cabeza no se busca ni se gana, ni se ejercita, ni la esposa debe darle ese lugar, pues YA LO TIENE: es una realidad espiritual, un regalo de Dios. Nada de lo que la esposa haga le quitará ese lugar, ni en el reino de Dios, ni en su hogar. La Biblia no dice que es la cabeza del hogar, dice que es la cabeza de la esposa. Ser la cabeza es una metáfora que describe algo real, pero no deja de ser metáfora. En relación con la iglesia, Cristo no cumple su ministerio sin nosotros, predicar, enseñar, lavar los pies de los demás, dar agua al sediento, orar por los demás, mostrar misericordia, y así somos coherederos de la gracia con Él. Es la responsabilidad del esposo exaltar a la esposa como Dios exalta a Cristo y Cristo exalta a la iglesia, es su deber, asegurarse que su esposa sea honrada no menos que él es honrado. No significa autoridad ni fuente ni cubierta. (Más adelante explico por qué no podemos reducir este versículo a esta explicación)

“Pero quiero que sepáis (quiero que “veas” no que “entiendas”, en el original griego) que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.”1 Corintios 11:3
Pablo nos estaba previniendo de competir por una autoridad; más bien nos quería hacer entender que cada relación aquí representada es un misterio, y en cada caso, la cabeza y el cuerpo están conectados de manera vital como uno.

“Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.” 5:31

4.
No dice que sea una sola carne con los demás miembros del hogar, sino con la esposa, por eso sólo es cabeza de la mujer. La Biblia por eso es tan clara cuando dice que honren a los dos: “padre y madre”. Efesios 6:1 El padre no es cabeza, es el esposo el que es la cabeza. Sin embargo, es la madre, como esposa, la que es llamada a sujetarse al esposo.

“Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.” 5:32

5.
Si sólo definimos la unión de esposo y esposa , Cristo e iglesia como líder y ayuda, hacemos a un lado el hecho de que es un “misterio”. No es ni inspiradora la definición que le hemos dado. Si ese hubiera sido el significado al que lo hemos reducido, el divorcio no sería tan fuerte, pues separase un líder de su “ayudador” no es tan escandaloso como quitar una cabeza de un cuerpo. En el segundo caso, la vida se pierde, una carne es deshecha.


TRES veces se ordena al esposo a amar a su esposa. 5:25, 28, 33

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.”
‭‭Efesios‬ ‭5:25, 28, 33‬ ‭‬‬

Alguien me hacía la pregunta de por qué en Efesios a la mujer se le pide respetar y al hombre amar. El significada de cada una de las palabras sigue en concordancia con la comparación de Cristo a la iglesia. Cristo amó (se entregó) a la iglesia y la iglesia lo respeta (se somete). El significado de “amor” es “entrega” y el significado de “respeto” es “sumisión”.

El versículo con el que abre este diálogo es el siguiente “Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo.” Efesios‬ ‭5:21‬ ‭‬‬Como cuerpo de Cristo, se establece este mandamiento antes de que lo que continúa se vuelva un pleito por el poder. Como hemos visto antes, buscar ver quién es el “mayor en el reino de los cielos” Cristo mismo lo contestó diciendo que el que sirve a los demás lo será.

Hombres y Mujeres en la Iglesia (Reseña #2)

“Todas las generaciones producen mujeres talentosas que ministran con efectividad a mujeres y a hombres. Este libro lidia con el problema en cómo nos envolvemos con estas mujeres. ¿Cómo debemos responder a la evidencia de sus fruto y pasión que expresan por Jesucristo?”

Sara Sumner

Si bien en las iglesias más conservadoras la mujer tiene acceso a algún un ministerio dentro de la organización (ser madre, esposa, ayudante, maestra de niños, cantante de alabanza, etc.) el punto de debate parece siempre ser con el uso de sus dones dentro de una congregación y de tener autoridad espiritual en algún ministerio. Ambas visiones buscan respaldar bíblicamente el hecho de que la mujer tenga o no permitido ejercer autoridad sobre el hombre.

Podemos ver cómo hasta en los ministerios más conservadores de la iglesia (hablando del cuerpo de Cristo), se hacen “excepciones” y se invita, paga y promueven a algunas mujeres a dar conferencias a la congregación (incluyendo hombres). Ejemplos como: Elisabeth Elliot, Anne Graham Lotz, y misma Sarah Sumner destacan ministrando como conferencistas y maestras a hombres y mujeres por igual. La justificación de muchos es que son casos “excepcionales” y se llegan a comparar con las diferentes figuras femeninas que Dios dejó plasmadas en Su Palabra.

Como mencioné en la introducción a esta serie, como niña, adolescente y adulto me es importante identificarme con testimonios de cristianos que alienten mi vida y me den esperanza para crecer en el ministerio tan lejos como Dios me abra puerta. Figuras como la juez Débora, la reina Esther, Ana y su fe, Priscila la diaconisa y maestra de Apolos, profetizas, entre otros puestos de liderazgo de las que se habla en la Biblia como un normal. Así como hubo reinas y otras mujeres en ministerios donde ellas hicieron mucho daño y tropezaron al pueblo de Israel, también hubieron hombres que grotescamente cayeron en los mismos errores. En el texto bíblico del antiguo testamento, sin embargo, nunca se menciona una predisposición ni mandato en contra de que las mujeres ministren como autoridad sobre el pueblo de Israel. Más adelante iremos hablando de las cartas de Pablo también. Como adelanto, quiero platicarles que investigué que Gamaliel, el maestro que Pablo tenía mientras era parte del Sanedrín judío, era pro mujeres; promovía sus derechos y su integridad como creadas a imagen de Dios y por lo tanto iguales en valor al hombre. Es decir, esta característica en Gamaliel fue aprendida directamente por Pablo y se puede estudiar en sus cartas esta mentalidad que inculcaba a los gentiles que ministraba como diácono.

El punto real del conflicto es que estamos conflictuados entre nosotros mismos como iglesia respecto a este tema, pues en la Palabra vemos que a ningún personaje de la Trinidad les asustó el tema. El conflicto y susto parece más bien ser un tema entre pastores y sus congregantes conservadores. Algunos optando por prohibirlo por completo, otros por hacer excepciones y otros por empezar a promoverlo. Muchos complementarios en su discurso argumentan que hay algunos puntos en los que concuerdan con los egalitarios. ¿Cuál es el estándar para saber cuándo o no concordar, cuándo o no hacer excepciones? Concuerdo en dos puntos con la doctora Sarah Sumner. El primero, que debemos honrar la traición de la iglesia y segundo, que la tradición debe mantenerse en constante reforma. La Biblia es clara en mostrar a mujeres liderando y enseñando desde el Pentecostés, pero la tradición de la iglesia no afirma estas verdades. Cuestionar la tradición NO es lo mismo que cuestionar a Dios. Un estudio y vida de oración profunda nos debe llevar a una constante revisión de nuestras tradiciones. Debemos depurar todo aquello que estorbe el trabajo de Dios y contradiga Su Palabra, aun cuando incluya romper estructuras. Nos vamos a enfrentar muchas veces con que estos cambios son difíciles aún buscando mejoría y la verdad bíblica. De hecho, no hay generación en la iglesia donde una reforma no haya sido difícil. Para Pablo mismo requirió un enorme esfuerzo explicar la inclusion de los Gentiles a la iglesia de Cristo. En la Biblia, el libro de Hechos nos recordará por siempre que Pablo fue una persona controversial; en la historia, John Calvin logró una reforma de la iglesia siendo un personaje totalmente controversial para su época; en el mundo, el rey Ciro nos recuerda que Dios también usa hasta a los incrédulos para cumplir Su obra en Su pueblo.

En su libro The Neccesity of Reforming John Calvin señaló: “La pregunta no es si la Iglesia trabaja bajo enfermedades tanto numerosas como graves (esto es admitido incluso por todos los jueces moderadores), sino si las enfermedades son algún tipo de cura que no admite un retraso más, a la que entonces no es útil ni se está volviendo algo que espera remedios lentos”. Después de dos mil años de tener la misma visión respecto a la mujer en la iglesia, ¿no necesitamos que tal vez esta visión “enferma” vaya encontrando una “cura” sin más retrasos?

Empecemos por preguntarnos en qué maneras hemos visto en nosotros mismos y en nuestras congregaciones una visión “enferma” respecto a la mujer. Espero sus comentarios!

Conquering 

“Find me here at Your feet again, Everything I am, reaching out, I surrender” 

Touch the Sky, Hillsong 


This girls truly know how to fight— they surrender. Teaching everyone a great lesson of never giving up, they kneel before God to thank Him, and ask Him for not less than miracles. I found this the bravest of all strategies of war : to recognise how powerless we are. There’s always a winning end to their stories —not common anecdotes at all— because God’s will is done. Though it’s invisible, they have the toughest of all armors and the sharpest of all swords, their faith and their Bibles. You’ll never see them hopeless, they’ll be facing any situation with a smile. Their always prepared with the best of the attitudes. 

Here they are, in my room, keeping a promise, making their part, warming my heart. 

Pieces of me 

Always searching myself in my family. Still amazed by the way my Dad is present. Aunque soy igual que mi mamá, ver a la familia de mi papá me hace encontrar muchas explicaciones de mi misma. Me gusta entenderlo para entonces escoger si heredo o rompo alguna cadena. 

Dad’s Bible


I still miss you and want to know why you took me so far from our roots. 

He left his home at his 22s