Hombres y Mujeres en la Iglesia (Reseña #2)

“Todas las generaciones producen mujeres talentosas que ministran con efectividad a mujeres y a hombres. Este libro lidia con el problema en cómo nos envolvemos con estas mujeres. ¿Cómo debemos responder a la evidencia de sus fruto y pasión que expresan por Jesucristo?”

Sara Sumner

Si bien en las iglesias más conservadoras la mujer tiene acceso a algún un ministerio dentro de la organización (ser madre, esposa, ayudante, maestra de niños, cantante de alabanza, etc.) el punto de debate parece siempre ser con el uso de sus dones dentro de una congregación y de tener autoridad espiritual en algún ministerio. Ambas visiones buscan respaldar bíblicamente el hecho de que la mujer tenga o no permitido ejercer autoridad sobre el hombre.

Podemos ver cómo hasta en los ministerios más conservadores de la iglesia (hablando del cuerpo de Cristo), se hacen “excepciones” y se invita, paga y promueven a algunas mujeres a dar conferencias a la congregación (incluyendo hombres). Ejemplos como: Elisabeth Elliot, Anne Graham Lotz, y misma Sarah Sumner destacan ministrando como conferencistas y maestras a hombres y mujeres por igual. La justificación de muchos es que son casos “excepcionales” y se llegan a comparar con las diferentes figuras femeninas que Dios dejó plasmadas en Su Palabra.

Como mencioné en la introducción a esta serie, como niña, adolescente y adulto me es importante identificarme con testimonios de cristianos que alienten mi vida y me den esperanza para crecer en el ministerio tan lejos como Dios me abra puerta. Figuras como la juez Débora, la reina Esther, Ana y su fe, Priscila la diaconisa y maestra de Apolos, profetizas, entre otros puestos de liderazgo de las que se habla en la Biblia como un normal. Así como hubo reinas y otras mujeres en ministerios donde ellas hicieron mucho daño y tropezaron al pueblo de Israel, también hubieron hombres que grotescamente cayeron en los mismos errores. En el texto bíblico del antiguo testamento, sin embargo, nunca se menciona una predisposición ni mandato en contra de que las mujeres ministren como autoridad sobre el pueblo de Israel. Más adelante iremos hablando de las cartas de Pablo también. Como adelanto, quiero platicarles que investigué que Gamaliel, el maestro que Pablo tenía mientras era parte del Sanedrín judío, era pro mujeres; promovía sus derechos y su integridad como creadas a imagen de Dios y por lo tanto iguales en valor al hombre. Es decir, esta característica en Gamaliel fue aprendida directamente por Pablo y se puede estudiar en sus cartas esta mentalidad que inculcaba a los gentiles que ministraba como diácono.

El punto real del conflicto es que estamos conflictuados entre nosotros mismos como iglesia respecto a este tema, pues en la Palabra vemos que a ningún personaje de la Trinidad les asustó el tema. El conflicto y susto parece más bien ser un tema entre pastores y sus congregantes conservadores. Algunos optando por prohibirlo por completo, otros por hacer excepciones y otros por empezar a promoverlo. Muchos complementarios en su discurso argumentan que hay algunos puntos en los que concuerdan con los egalitarios. ¿Cuál es el estándar para saber cuándo o no concordar, cuándo o no hacer excepciones? Concuerdo en dos puntos con la doctora Sarah Sumner. El primero, que debemos honrar la traición de la iglesia y segundo, que la tradición debe mantenerse en constante reforma. La Biblia es clara en mostrar a mujeres liderando y enseñando desde el Pentecostés, pero la tradición de la iglesia no afirma estas verdades. Cuestionar la tradición NO es lo mismo que cuestionar a Dios. Un estudio y vida de oración profunda nos debe llevar a una constante revisión de nuestras tradiciones. Debemos depurar todo aquello que estorbe el trabajo de Dios y contradiga Su Palabra, aun cuando incluya romper estructuras. Nos vamos a enfrentar muchas veces con que estos cambios son difíciles aún buscando mejoría y la verdad bíblica. De hecho, no hay generación en la iglesia donde una reforma no haya sido difícil. Para Pablo mismo requirió un enorme esfuerzo explicar la inclusion de los Gentiles a la iglesia de Cristo. En la Biblia, el libro de Hechos nos recordará por siempre que Pablo fue una persona controversial; en la historia, John Calvin logró una reforma de la iglesia siendo un personaje totalmente controversial para su época; en el mundo, el rey Ciro nos recuerda que Dios también usa hasta a los incrédulos para cumplir Su obra en Su pueblo.

En su libro The Neccesity of Reforming John Calvin señaló: “La pregunta no es si la Iglesia trabaja bajo enfermedades tanto numerosas como graves (esto es admitido incluso por todos los jueces moderadores), sino si las enfermedades son algún tipo de cura que no admite un retraso más, a la que entonces no es útil ni se está volviendo algo que espera remedios lentos”. Después de dos mil años de tener la misma visión respecto a la mujer en la iglesia, ¿no necesitamos que tal vez esta visión “enferma” vaya encontrando una “cura” sin más retrasos?

Empecemos por preguntarnos en qué maneras hemos visto en nosotros mismos y en nuestras congregaciones una visión “enferma” respecto a la mujer. Espero sus comentarios!

4 comentarios en “Hombres y Mujeres en la Iglesia (Reseña #2)

    • Mexican Bugambilia dijo:

      El término “pastor” es pocas veces mencionando en la Biblia. Si lo estudiamos, se habla más de diáconos, maestros, levitas, sacerdotes, profetas, etc. Y de todas menos de sacerdotes tenían puesto las mujeres, es decir, lideraban al pueblo y a la congregación. Más adelante vamos a estudiar el pasaje de 2 Timoteo donde se tradujo “no permito que ejerza autoridad sobre el hombre”.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s